Translate

Visitas

martes, 21 de mayo de 2013

Leonardo II. Tempus Regit Actum – El tiempo rige el acto





El séptimo día en la vida del neonato es muy activa a su alrededor, el padre espoleado por el sueño, ha preparado una lista de candidatos a ser tutores. 
Con el poder que le otorga ser canciller y las muy buenas relaciones de las que dispone en todos los ámbitos, convoca a 90 seleccionados. Una vez realizadas las entrevistas ya dispone de los 18 elegidos, los Summus Magister, todos ellos destacados en variadas artes y oficios; pintura, escritura, gastronomía, religión, guerra y eruditos e ilustrados en distintas ciencias; matemáticas, medicina e ingeniería… Leonardo recibirá instrucción, aprenderá a leer y a escribir, y adquirirá conocimientos de aritmética en poco tiempo...

Transcurridos cinco años la situación económica de Messer Piero es caótica,  los costes para la formación de Leonardo se han descontrolado por lo que se casa con Albiera degli Amadori, una doncella de dieciséis años proveniente de una familia adinerada de Florencia. Inmediatamente surge una excelente relación entre la joven y el niño y ésta, al no tener hijos, volcará su afecto en Leonardo. Cinco años dura este periodo de cariño del que ha disfrutado Leonardo, debido a las complicaciones de un parto Albiera muere. El gran dolor que sufre el joven modifica su carácter afable convirtiéndole en esquivo y antisocial para la gente fuera de su entorno.

Aislado, por decisión propia, de todo lo que acontece a su alrededor se refugia en el desarrollo de la numerología creando complicados juegos mentales y de lógica, también comienza a camuflar mensajes cifrados en los dibujos que realiza.
Asimismo manifiesta una capacidad extraordinaria; en cualquier sitio que se proponga sea de día o de noche, cierra los ojos y en aparente estado de catalepsia su mente recepciona insólitos sueños; explosiones, objetos incandescentes, extraños aparatos indestructibles, algunos vuelan como pájaros, otros se sumergen en el mar y nadan como delfines de diferentes formas, tamaños, con una velocidad de desplazamiento jamás observada... y siempre terminan de la misma forma; una luz blanca y cegadora le impide distinguir correctamente una figura humana al fondo de una estancia y una voz le nombra con un acento extraño y desconocido. Sueños que le generan extraños placeres que reconfortan el vacío en el que se encuentra.

Un año más tarde de la desaparición de la dulce Albiera, con 11 años en la vida de Leonardo di ser Piero Da Vinci aparece una figura que será la más importante y que marcará su futuro, su abuela paterna Lucia di ser Piero di Zoso, una ceramista y gran cocinera, con profundos misterios a su alrededor.
El retorno a Florencia de este extraño personaje, no es del agrado la familia de Messer Piero, la consideran perjudicial para el desarrollo del pequeño genio por su nulo aporte a su aprendizaje y la distracción que le generan las incomprensibles historias alrededor del futuro que cuenta. 

A pesar de todos los impedimentos para evitar el contacto entre  la “mística” abuela y el joven Leonardo, este dispone de la habilidad suficiente para sortear todos los obstáculos y poder conversar con ella. Las charlas transcurren a cualquier hora del día o de la noche, el rasgo común de todas ellas es la fascinación que se produce en el joven que, acostumbrado a su superioridad intelectual, claudica ante las vivencias y consejos que la abuela le regala. 

-        Abuela, desde hace unos años tengo extraños sueños.
-         Cuéntamelos Leonardo.

-         De repente estoy rodeado de explosiones y extraña maquinaria. Aparatos fabricados por el hombre que vuelan, se sumergen en el mar, se desplazan a gran velocidad…me inquietan… ¿porqué me pasa esto?

-         Probablemente dentro de unos años,  podrás plasmarlos en tu mente y algunos en papel, aunque en nuestra época no se podrán desarrollar. Pero no te entristezcas… ese es parte de tu legado para el futuro.


Leonardo, al contrario del resto de la gente que conocía a Lucia, tomaba muy en serio las explicaciones que le daba la abuela. En la tranquilidad de su dormitorio, las desmenuzaba y tornaba a construir como los complejos puzzles que él creaba y casi nadie  resolvía.

Un año más tarde, la salud de la abuela comienza a preocupar a Leonardo, convence a varios de sus maestres para que, arriesgándose a una gran reprimenda por parte de su padre, la visiten con el fin de dictaminar que enfermedad padece y poder medicarla adecuadamente. Pero las noticias de los doctores confirman los malos presagios, la muerte ronda muy cerca y pronto se marchará.

Leonardo sabe que la última conversación esta cercana y que la que mantienen hoy puede ser el adiós definitivo de «su querida y dulce madre».

-         Caro Leonardo ha llegado el momento de contarte algo que nadie conoce. 30 días después de tu llegada al mundo aconteció un hecho singular; un milano detuvo su vuelo a la altura de donde nos encontrábamos, se cernía con su cabeza en dirección a tu cuna e inesperadamente descendió en un veloz picado, temí por ti pero a los pocos metros la caída se suavizó y con extrema lentitud acarició tu cara con su cola. La rapaz desprendía una pálida aura cuando contactó con tu frente, tu cuerpo se impregnó de ese líquido etéreo y durante unos segundos tu sueño se turbo por tu sonrisa. En ese instante comprendí que debía marchar, para volver, años más tarde, con las enseñanzas que he compartido contigo y así prepararte para ser el que serás, “el gran maestre del futuro”

-         Abuela, ¿porqué dices eso? Se que soy especial y muy inteligente, más que los adultos que me rodean pero ¿por qué soy diferente al resto de niños? Lo que a ellos les divierte a mi me aburre, sus juegos me parecen absurdos. Son torpes y lentos en los razonamientos…

-         Estimado Leonardo, dentro de muy poco desarrollaras una gran actividad en la pintura y la ingeniería. Muchas de las cosas que hagas serán brillantes, otras no las consideraras adecuadas y las romperás, algunas las dejaras por imposible, pero muchas de ellas verán la realidad en un futuro lejano, tu serás el precursor de en un futuro que podrás ver.

-         ¿Como voy a poder ver ese futuro si es tan lejano? ¿Acaso no he de morir como…  flor que se marchita lentamente?

-         Claro que si, todos hemos de morir, nuestro cuerpo es imperfecto y no es capaz de resistir el tiempo como lo hace la ciencia, el arte o la ingeniería. Lo averiguarás por ti mismo dentro de cinco decenios y un lustro.
Leonardo me queda poco tiempo y ha llegado la hora de descubrirte los cinco  elementos que no deberás olvidar ya que harán de ti el maestro de maestros y te harán perdurar en el tiempo.

Le entrega unos documentos y sus ojos se cierran con una sonrisa placentera.

-         Adiós, querida Madre.


Entre lágrimas pero con una gran paz interior, desdobla los papeles y lee:

sensazione, la agudización de los sentidos
curiosità, la insaciable búsqueda del saber y de la superación continua
dimostrazione, el aprender con la experiencia
arte/scienza, el pensamiento íntegro de la mente
connessione, el reconocimiento de las conexiones entre todas las cosas.

4 comentarios:

  1. pero aqui no hay ni trama ni pasa nada ni nada!!! aqui no hay tomate!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas cosas han pasado y... más que pasaran. Gracias por leerlo.

      Eliminar
  2. EXCELENTE, MUCHAS GRACIAS!

    ATT,

    OMAR CHAPI - DÛAY ZAIR

    ResponderEliminar