Translate

Visitas

martes, 18 de agosto de 2020

R'BRAIN



LUZ

Raquel se une a los guardias de la empalizada. Desde la ventana de su habitación observa el horizonte, hacia el este, por donde asoma una indecisa canica de tono anaranjado. La chica no se mueve, no parpadea. En cuestión de segundos, la bolita se libera de las montañas a la vez que su brillo se va volviendo cada vez más intenso. El naranja muta a amarillo y al mismo tiempo, el azul oscuro del cielo empieza a clarear anunciando la llegada de un nuevo día. Un gallo le pone música estridente. Muchos vencejos vuelan en todas direcciones gorjeando jubilosos, parece mentira que no se choquen entre ellos. El cielo está limpio, de un azul intenso y el Sol ilumina la vida.
Raquel cierra los ojos y abre los brazos mientras hincha su pecho hasta casi reventar. Lo retiene en su interior empapándose de energía, notando como se ramifica por todo el cuerpo y, cuando ya no puede aguantarlo más, lo suelta con una sonrisa. Va a ser un gran día.

El interior del poblado despierta con el trasiego de los primeros movimientos de personas y animales.
Rodolfo aparece con su carro y sus bueyes en dirección a la compuerta Norte. Es el más madrugador, seguro que lleva mucho tiempo levantado preparando todo lo necesario para su salida. Dos guardias cabalgan a su lado, son sus escoltas en el viaje al clan vecino. Van a intercambiar nuestro grano por otras materias primas, principalmente pieles para el invierno.
Un grupo de labradores, con Ruth y Ramón al frente, se dirigen al sur de la empalizada hacia los invernaderos. Toca recogida de uva para hacer vino.
Otro grupo de gente se arremolina alrededor de almacén de compost. Todos con mascarillas, guantes y con trajes de piel vacuna, cosida al revés.
Van a cargar los carros que nos van a llevar a las Cuevas de los Hongos para preparar la siembra del micelio.

Ricardo irrumpe en la habitación de Raquel con su ímpetu característico.
—¿Pero todavía estás aquí? Venga, espabila que nos vamos a las cuevas —comenta marchándose a toda velocidad.

Raquel arranca a correr tras su hermano y lo alcanza en las escaleras. En un ejercicio bien ensayado salta a la barandilla utilizándola como un tobogán. Ricardo se ve adelantado y grita.
—Así no vale Raquel.
Ella ríe con toda la sonoridad que le permiten sus pulmones. De un salto, tan grácil como felino, vence el último tramo de la barandilla y se frena para darle un abrazo a su hermano.
—Te quiero hermanito. Hoy es nuestro gran día
—Tengo… miedo Raquel. —Ricardo pierde la sonrisa.
—Ya lo hemos hablado. Ha llegado la hora de la independencia, no podemos estar así toda la vida. Necesitamos vivir nuestra vida.
En silencio se dirigen a la cocina.
El panorama les vuelve a provocar alegría.
Ricardo ha preparado un buen desayuno. Leche de cabra, pan de centeno, manteca de cerdo y unas pasas. Energía para hoy, la van a necesitar.
—¡Hala, te has superado hermanito!
Ricardo no contesta, pero enseña sus blancos dientes como aprobación.
—Vamos a darnos prisa, venga —apremia Raquel sentándose en una de las sillas.
Desayunan con fruición.

Raquel se levanta satisfecha y con el estómago lleno. Abre un cajón, coge un par de pequeños sacos de arpillería y le lanza uno su hermano.
—Pon las sobras en el saco… por si necesitamos algo más de comida.
Mientras recogen las sobras y rellenan los saquitos, Ricardo mira a su hermana con admiración.

Raquel y Ricardo son huérfanos desde que recuerdan. Su infancia parece borrada de sus memorias, aunque saben que estuvieron monitorizados por Ruth cuando eran muy pequeños. Hace tiempo, Ruth fue espaciando las visitas a la casa de los niños hasta que lo hizo definitivamente cuando cumplieron los 14 años, ese momento en el que los niños dejan de ser niños.
Ellos no lo sabían, pero Ruth seguía todos sus pasos en la distancia y si la hubieran necesitado habría reaccionado como la madre que siempre deseo ser. A pesar de todo ella desconocía algunos detalles de la vida de los muchachos. Los más internos y personales, las inquietudes de unos adolescentes inconformes con la vida que tenían. Esa sociedad agobiante en su concepto de restringir libertades por el bien común, les agobiaba por la injusticia que representaba. Preguntas sobre el pasado que no podían ser planteadas para no desestabilizar la paz del clan. El miedo insuflado y la constante protección sobre unos enemigos que nunca vieron, pero que siempre estaban muy presentes. Esos rezos a dioses que eran tan omnipotentes como sordos e insensibles.
Raquel no estaba cegada por esa insulsa tranquilidad, por esa paz creada alrededor de lo que ella sospechaba que era una gran mentira. Intuía algo más que “Los Reverendos Protectores” no explicaban, que algo escondían para no descubrir una realidad que seguro poco tenía que ver con la verdad. Muchas veces pensó que era una conspiranoica pero el apoyo de Raúl y Rosa y un mucho del miedoso de su hermano le llevó a pergeñar un plan, una locura.


      FUGA

Rodrigo los saluda. El guardián de la puerta Este hace una indicación a sus ayudantes para que abran la empalizada. Dos hombres accionan la rueda dentada activando el sistema de cadenas y poleas. La puerta cae con fuerza levantando una pequeña ola de polvo que se disipa rápidamente.
El convoy se mueve. Diez jinetes armados con ballestas y lanzas acompañan a las cinco carretas tiradas por bueyes con ocho ocupantes cada una, cuatro adultos y cuatro aprendices. Ellos se harán cargo, en un futuro cercano, del mantenimiento, siembra y recolección de los champiñones de las cuevas. Son escogidos en el clan por Rosa, Rosalía, Rubén y Roque, los responsables de Siembra y Recolección.
El proceso de selección para escoger a los aprendices es complejo y se basa en la habilidad de cada joven, nunca superior a los dieciséis años de edad, en mantener unas plantaciones asignadas a cada grupo de dos, tanto en los invernaderos como en algo parecido a un jardín que tiene cada casa con diferentes especies de plantas y vegetales. Los responsables monitorizan a los jóvenes y sus cultivos, valorando tanto la calidad de sus plantaciones, la estética de estos, así como el resultado final. El manejo de las herramientas de cultivo, la distribución, la destreza en el riego, la administración de compost en el terreno, el ahorro de recursos y los cuidados generales, también se valoran.  

La caravana deja atrás la empalizada y se dirige al Bosque de las Ánimas. Los escoltas se colocan de dos en dos a derecha e izquierda de cada carreta, excepto los dos últimos y los dos primeros que van ligeramente más atrasados unos y más adelantados otros. Los caballos trotan erguidos, gruñen y lanzan pequeños gemidos de placer. Los escoltas charlan animosamente con los conductores y sus acompañantes. Los pájaros ponen música volando muy cerca, incluso algunos se posan en los toldos de los carromatos a cantar su melodía. Los bueyes parecen sonreír mientras arrastran el peso sin aparente esfuerzo. El cielo, como prometió en su amanecer, sigue azul claro y despejado.

La expedición llega al río. Los pájaros se unen en una bandada oscilante que parece decirles adiós mientras vuelan en dirección al poblado. Suena un silbato. Cruzan el río por un viejo puente. Pasan de uno en uno, pero eso no les libra de oscilaciones, ruidos y crujidos que parecen los quejidos de un moribundo queriendo incorporarse.
Una vez reagrupada la expedición, uno de los jinetes hace sonar un silbato mientras galopa de principio a fin de la cola de carromatos. Vuelve a oírse el silbato, esta vez tres tonos cortos. Reemprenden la marcha ascendiendo por una empinada ladera con mucha arena y piedra suelta. Las ruedas de los carromatos patinan, pero los bueyes son tozudos y muy fuertes.  En la curva final del ascenso vuelven a detenerse y observan el camino a seguir, la Planicie Seca.

Las carretas botan y rebotan sobre un suelo casi impracticable abriéndose un camino inexistente. Ni siquiera una brizna de aire circula sobre este terreno tan rocoso y reseco. Es un paisaje yermo, sin una sola mata de hierba, solo arena y rocas con diferentes tonos de grises. Pronto hará un calor insoportable.
En el horizonte ya aparece el Bosque de las Ánimas. Una vez atravesado llegarán a la falda de la Montaña Gris, su destino, Las Cuevas del Champiñón. El Sol empieza a calentar.

Suena un silbato. Han llegado a la entrada del bosque. Los caballos resoplan nerviosos. Los escoltas han dejado de hablar. Unos desenfundan las ballestas y otros aprietan con fuerza las lanzas. Se separan unos metros de cada carromato. Observan arriba, a derecha, a izquierda, atrás, adelante. Un protocolo de actuación de defensa, de supervivencia; muy ensayado, muy entrenado.
Preparan la respuesta a cualquier incidencia que ponga en peligro a la expedición.
La verdad es que hace muchos años que no hay documentado ningún ataque de fieras o de salvajes, pero el miedo inducido es poderoso.

—Atentos chicos, nos acercamos al bosque —dice Samuel, el fornido conductor del carromato.
Raquel, Ricardo, Raúl y Rosa se miran entre si con rostro de asombro en la segunda fila de asientos. Es su primera incursión en el bosque y están muy excitados.
Raquel toma el mando del grupo y pregunta:
—Samuel, nunca hemos visto a salvajes ni fieras, ¿y tú?
—No chicos. Gracias a la protección de los dioses nunca se han cruzado en mi camino.
—No conozco a nadie que se haya encontrado con alguno nunca —comenta una incisiva Raquel.
Raúl y Rosa siguen la conversación con los ojos muy abiertos. Ricardo escucha, aunque mira como el bosque les engulle. Él sabe que pretende su hermana.
—Mi padre se encontró con unos salvajes hace muchos años, antes de que yo naciera. Él luchó contra aquellos hombres alados que echaban fuego por la boca…
—Los hombres dragón —interrumpen Raúl y Rosa al unísono.
—Samu, esa historia no la contó tu padre, la cuenta el Reverendo Protector en sus homilías —añade Raquel.
—Si… es cierto, pero mi padre iba en esa expedición. Mi madre nos lo contó muchas veces. Mi padre fue un valiente —dice Samuel con orgullo.
Samuel, lo que si es cierto es que no hay ningún ataque documentado desde hace más de cuarenta años —interviene Ricardo.
­­­­—Es cierto, la diosa Fortuna nos ha premiado con ello, pero no debemos bajar la guardia, el miedo nos ayuda a protegernos. —Samuel se persigna.
—El miedo no nos deja ver la realidad —murmura Raquel.
Los otros chicos miran a Raquel.
Ricardo llama la atención a su hermana.
—Raquel…
Las palabras se las ha llevado el viento. Samuel no las ha escuchado.
Raquel insiste, esta vez en voz alta.
—Los únicos animales alados que veremos son los pocos pájaros que se cruzan delante nuestro dándonos la bienvenida a su bosque.
—Que así sea —dice Samuel mientras vuelve a persignarse.

Los cuatro amigos se deslizan sobre el protector que cubre el compost hacia la parte trasera del carromato con la excusa de coger las mochilas. Agazapados los cuatro amigos se miran en silencio. Raquel toma la iniciativa.
—Samuel dijo que pararíamos a la salida del bosque para hacer nuestras necesidades y tomar algún refrigerio. Hemos de aprovechar ese momento.
Los tres amigos imitan a Raquel y se ajustan el cinto. Aseguran el pequeño machete recolector, la linterna de dinamo, los guantes impermeabilizados y desechan las mascarillas. Se colocan la manta y el saco de dormir a la espalda.
La caravana deja atrás el bosque y sale a campo abierto.
Unos kilómetros más adelante, rodeada de una espesa niebla a media altura y nieve en los picos más altos, se observa la cordillera a la que se dirigen. En el centro, la Montaña Gris. Vuelve el paisaje agreste, ni un solo árbol, ni plantas, solo rocas y más rocas. Ni un pájaro. Alguna serpiente culebrea entre piedras y un par de lagartos observan la expedición desde la atalaya de una prominente lancha.
Un repelús activa a Raquel.
—Preparaos, es nuestra oportunidad.
Los tres amigos se miran asustados.
Raquel les reprende.
—Espero que no me dejéis sola.
Ninguno habla.
Los silbatos vuelven a sonar. La caravana se detiene formando algo parecido a un pequeño circulo. Los diez escoltas realizan una ronda por el diámetro para observar si la defensa es la correcta según el protocolo. Ya se detienen. Ocho de ellos se colocan formando un octógono en el exterior del circulo. Los dos restantes enfilan rumbo hacia la Montaña Gris para inspeccionar el terreno, cuando vuelvan la expedición reprenderá la marcha.
Suenan los silbatos, en intervalos de tres en tres pitidos. Hora de bajar hacia el centro del circulo.
Todo el mundo baja de sus carromatos, algunos cojeando ligeramente intentando recuperar sus músculos de tanta inactividad. Se sientan en grupos delante de sus carretas. Utilizan el saco de dormir y la manta como asiento para amortiguar la dureza del suelo. Cada responsable de grupo entrega los zurrones a cada uno de los integrantes con las viandas y agua.
Ninguno de los cuatro amigos come, aunque lo simulan. Se miran en silencio a la espera del permiso para poder ir a hacer sus necesidades… y aprovechar el momento para la fuga.
—Recordad, corred hacia el bosque sin mirar atrás —dice Raquel.
Ricardo, Raúl y Rosa, asienten. Sus rostros se han tensado. Sus ojos parpadean eléctricamente, sus estómagos se encogen y sus bocas salivan en exceso. Están preparados.


      LA CUEVA

Raquel y Ricardo siguen corriendo. Han perdido de vista a los otros dos hermanos. Raúl y Rosa ya no están con ellos. Así lo acordaron, separarse en dos grupos corriendo hacia el bosque, una vez dentro se dirigirían al norte separados por unos metros en paralelo. Pasado un kilómetro, Raúl y Rosa irían dirección Este durante tres kilómetros mientras que Raquel y Ricardo al Norte, también durante tres kilómetros. Se detendrían, buscarían refugio y durante una hora permanecerían quietos observando si les habían seguido. Raúl y Rosa harían lo mismo en su lugar de refugio. Raquel y Ricardo saldrían a su encuentro después de esperar esa hora de seguridad. Para advertirles de su presencia imitarán al cárabo tres veces seguidas cada dos minutos.

Raquel y Ricardo se encaraman a un denso abeto y se sientan en una rama.
—No había corrido tanto en mi vida —comenta Ricardo en voz baja, casi sin resuello.
—Ni yo —dice Raquel con voz entrecortada. —Creo que los hemos despistado.
—Parece que sí. Espero que Rosa y Raúl también lo hayan conseguido.
—Yo también lo espero. En una hora vamos a buscarlos.

Pasadas tres horas desde la escapada el hambre aprieta. Introducen la mano en el zurrón para extraer un pedazo de torta de pasas. Raquel y Raúl han dejado atrás la densidad del bosque. Las altas coníferas están cada vez más dispersas y las lanchas graníticas ganan terreno introduciendo a las elegantes encinas. Se escucha el rumor de un río. El terreno se ha vuelto más escarpado y deciden detenerse a la sombra de un gran chaparro. La torta ya ha caído en sus estómagos.
—Hay un río cerca y el bosque se acaba —dice Raquel.
Ricardo mira a su alrededor y descubre una enorme y alta roca coronada por un solitario y centenario pino.
—Vamos a escalarla —comenta Ricardo señalando la roca, —y nos subimos al árbol. Desde allí tendremos buena visión del lugar y usaremos el reclamo.

En pocos minutos ya están ubicados. Desde su atalaya observan el río y las paredes que lo amurallan.

—Houuuuu, ho, ho, houuuuu… ku-wik, ku-wik, ku-wik. La imitación de Raquel es indistinguible del macho de cárabo haciendo su llamada.
No hace falta ningún reclamo más. Al otro lado del río, descendiendo desde la parte baja del muro vertical, asoman Raúl y Rosa haciendo gestos con sus brazos. Los hermanos bajan del árbol y se dirigen al río. Llegan a un pequeño desnivel desde donde ya se observa al ancho río. Emprenden el descenso.

—Es imposible pasar si no es a nado —grita Ricardo.
Observan a Rosa y Raúl como les hacen gestos para que remonten el curso del río. En paralelo, las dos parejas de hermanos sortean las piedras y los matojos mientras los salmones saltan entre la espuma del agua. Las paredes laterales se convierten en muros cada vez más altos. El ruido del agua aumenta. Se acercan a una pequeña cascada. Raquel y su hermano entienden la maniobra que les obligan a hacer sus amigos. Un poco más arriba hay un enorme pino caído que une las dos orillas.

Unas ensordecedoras grajillas pasan por encima de los amigos avisándoles que el Sol se está escondiendo. Los cuatro amigos están cansados, han remontado el río bastantes kilómetros. Muchas horas de mal camino sorteando troncos, ramas y rocas, que empiezan a pesar en las piernas, en el estómago y en el cerebro.
Se escuchan maullidos de los mochuelos que empiezan a salir de sus escondites. La incipiente oscuridad se une a la dificultad del avance.
Ricardo se separa de sus amigos, se acerca al alto muro y observa lo que parece una abertura en la pared a unos tres metros de altura, relativamente fácil de alcanzar si bien tendrían que escalar un poco. Allí podrían resguardarse del frío de la noche y de las posibles alimañas.
—Chicos, esperadme. Voy a subir a ese hueco a ver si es suficiente profundo para resguardarnos esta noche.
Los tres miran a Ricardo con cara de agotamiento y hambre.
—Vamos todos juntos —dicen Rosa y Raquel a la vez.
El ascenso no entraña mucho riesgo, aunque el ultimo metro es algo resbaladizo, pero Ricardo ayuda a sus compañeros señalándoles los dos escalones que facilitan la entrada a la oquedad.
Una vez arriba descubren que están en una ancha repisa que parece profundizar al interior del muro. Es una cueva, un buen refugio.
Tras una corta conversación descartan bajar a recoger ramas secas para encender fuego. Podrían atraer a sus perseguidores, a alguna bestia o visitas indeseadas.
—Con los sacos y la manta estaremos bien —comenta Ricardo.
Mientras Rosa, Raúl y Raquel permanecen en la repisa y empiezan a rebuscar en sus zurrones algo de comer. Ricardo sigue en su afán explorador y se atreve a encender la linterna de dinamo para adentrarse un poco en el agujero.
A los pocos minutos vuelve.
—Parece que estamos solos, aunque me ha parecido ver algunos murciélagos en el techo de la bóveda, pero no creo que nos molesten si no les molestamos nosotros.
—Vale Ricardo. ¿Por qué no te sientas con nosotros y comes algo? —comenta Raquel con la boca llena.
Ricardo no la escucha y sigue mirando hacia la oscuridad del interior de la cueva alumbrada por la tenue luz de la linterna.
—¡Ricardo! —grita Raúl.
El chico vuelve en sí.
—Perdonad… estaba pensando… hay algo extraño aquí. Unos pocos metros más adelante, el suelo está totalmente liso. He palpado las paredes y también parecen pulidas. En esa zona, la pared tiene unos soportes… algo como para colocar algunas teas…


LA VERDAD

Desde la entrada de la cueva, Raquel mira la Luna en lo alto del cielo. Ya empieza a perder ese redondo perfecto que ha lucido estos días pasados en su fase de plenitud. Gira la vista al horizonte, por donde se pierde el curso del río, allí aparece el rojo anaranjado no tan brillante como ayer. La fiesta se interrumpe poco antes de que todo se vuelva azul. Aparecen unas veloces nubes de un gris oscuro que no presagian nada bueno, aunque no llegan a tapar al naciente Sol no tardarán en cubrirlo en cuanto ascienda. El olor a tierra mojada ya se percibe. Se ven algunos rayos lejanos acompañados por truenos tardíos. Se prepara una buena tormenta. Raquel vuelve la cabeza al interior de la cueva, hoy no va a ser un buen día.
Observa a su hermano y sus dos amigos. Todavía duermen, aunque ya comienzan a moverse.
Un rayo ilumina el exterior y un trueno retumba muy cerca. Se acabó el dormir. El agua suena con fuerza al caer contra las rocas. Los tres amigos se incorporan. No hablan, todavía están un poco confusos. Con algo de torpeza comienzan a doblar los sacos de dormir y las mantas. En el exterior ha vuelto la oscuridad y los goterones se transforman en bolas de hielo.
Vaya parece que vamos a tener que esperar —comenta Ricardo viendo como rebotan las bolas de hielo en la repisa.
  —¡Parecen huevos! —dice Rosa alejándose de la entrada de la cueva.
—Pues aprovechemos para desayunar —dice Raúl.
Una preocupada Raquel les advierte.
—Vamos a tener que racionar comida, no podremos salir en unas cuantas horas y solo nos queda comida para hoy, como mucho.
—Tampoco nos preocupemos. Tenemos agua en abundancia gracias al río y no creo que nos falten las bayas, ni las moras y me pareció ver unos cuantos madroños unos metros más arriba —reflexiona Raúl.
—Y siempre podemos pescar —añade Ricardo.
La tensión generada por el comentario de Raquel desaparece. Tienen recursos y no es necesario preocuparse

Han terminado de desayunar. Recogen todo a sus mochilas. Ya no graniza, pero la cortina de agua que se observa desde la entrada es muy densa.
¿Exploramos? —dice socarrón Ricardo señalando al interior de la cueva.
Capitaneados por Ricardo “el intrépido” como lo ha bautizado Rosa, llegan a la zona dónde la rugosidad del terreno y las paredes se transforman. Detienen la marcha.
Los cuatro amigos iluminan el suelo delante de ellos. Alejan el foco de las linternas hacia adelante, hacia el techo y hacia la pared en movimientos algo espasmódicos.
—¡Guau! Esto no es muy normal —comenta Raúl con la boca abierta.
 Raquel es la primera en recuperarse del asombro.
—Fijaos parece cristal y en las paredes están esas pequeñas plataformas que nos comentaba ayer Ricardo.
Precisamente Ricardo no escucha y se ha adelantado unos metros y se detiene.
—¡Eh! ¡Venid! —grita entusiasmado.
Con prudencia, por el miedo a resbalarse en ese suelo tan liso, se acercan al lugar que Ricardo está alumbrando.
—Parece una puerta —dice Rosa.
—Mira a este lado —apunta Ricardo desplazando el haz de su linterna.
—¡Que extraños círculos de colores! —señala Raúl.
Raquel se adelanta y, sin saber por qué, toca el blanco. Las pequeñas plataformas de las paredes se convierten en una potente luz que se dirige al techo y el suelo también se ilumina algo más tenue.
Los cuatro amigos caen de culo al suelo presos de un enorme susto. Están rodeados de luz en un lugar que debía estar oscuro.
—Sí, esto no es normal —dice Rosa incorporándose sacudiéndose la ropa.
Ricardo vuelve a los círculos de colores y toca el rojo. Todo vuelve a la oscuridad.
—¡Vaya! —dice divertido.
Vuelve a pulsar el blanco y vuelve la luz.
Los cuatro amigos sonríen y se miran. Sus corazones siguen altos de pulsaciones.
—Nos falta por pulsar el verde —tartamudea Raúl— ¿Quién se atreve?
Raquel es la elegida con la mirada de sus compañeros y ejecuta la petición.
Un ligero ruido y una vibración se percibe en el suelo. Lo que parecía una puerta se desplaza a la derecha dando acceso a una pequeña sala circular iluminada con una tenue luz anaranjada.
Algo temerosos acceden al interior. Tras ellos la puerta se cierra y sus corazones se desbocan.
Un rayo verde desciende del techo hacia el suelo. La representación de un anciano se materializa. Los chicos quieren huir, pero no hay dónde.
Se desploman con los ojos muy abiertos repletos de lágrimas y mocos azules.


      CONTROL

En la Sala Reverencial
La gran sala diáfana está dispuesta en un gran círculo y ligeramente clareada por una luz magmática en su centro. Los Reverendos Protectores ocupan su lugar en el círculo, dejando un espacio libre en la parte superior.

Son la casta de sabios que durante muchas lunas han conseguido hacer evolucionar a las tribus nómadas dispersas, primero en un clan, más tarde a una tribu, y hoy a casi un pueblo con una organización social y económica muy avanzada. El ancestro mitológico sigue presente en la sociedad y ha sido utilizado por los Reverendos como mecanismo de control, aunque poco a poco los habitantes van dejando de respetarlo ante la ausencia de hechos relevantes que avalen su presencia y sus maléficos poderes.
Conscientes de esa situación y no siendo posible una reprogramación de toda la sociedad los Reverendos realizaron un experimento.
El método científico los reúne para la toma de decisiones ante el inminente fracaso.

Rocío, Rodolfo, Rodrigo, Román, Roque, Regina, Rosalía y Rebeca dirigen su mirada al recién llegado Rafael.
Con la parsimonia de la mente reflexiva líder, Rafael ocupa su espacio en el circulo y, sin preámbulos, toma la palabra

—El Proyecto “R” peligra. Los cuatro jóvenes “erres” están a punto de descubrir los orígenes de nuestra misión y esto puede provocar una revolución no programada de los “no erres” y por tanto podemos perder el control del reinicio.
 Las visiones de los jóvenes “erres” han activado sus algoritmos de lógica como la adrenalina activa a los “no erres”. Sus cerebros se han corrompido y no es posible reprogramarlos. El experimento “libre albedrío 1.0” ha fracasado.

Todos asienten. Cierran los ojos y unen sus manos. La luz magmática aumenta su intensidad uniendo todos los círculos.

Juntos vociferan:
—Desactivación y destrucción.


EPÍLOGO.

Un fantasmal anciano aparece tras un rayo verde y habla:

—Bienvenidos. Ya no soy real, no os asustéis. Soy la proyección de lo que queda del último reducto de resistencia en el año 2312 de nuestra era. No hay nadie más y yo pronto me iré. Por favor, escuchad mi mensaje, un mensaje del pasado con la verdad sobre vuestro futuro. —El anciano se calla unos instantes para toser con estruendo.
—En el año 2152 sufrimos las peores pandemias de nuestra existencia que supusieron una drástica reducción de la población mundial. Tuvimos un parón tecnológico que duró cien años. Cien años de lucha contra los enemigos más poderosos que jamas existieron. —Vuelve a toser. Parece que las palabras le cuestan salir de su boca. Continúa.
—Cuando conseguimos controlar a esos virus, quisimos mejorar nuestras vidas creando una herramienta que nos ayudará a ello. Así creamos a los “R”, les dimos nuestra apariencia, los dotamos de autoaprendizaje y los programamos con una sola misión: el cuidado de la humanidad. —Silencio. La mirada del anciano se pierde en algo lejano. De sus ojos afloran lágrimas que no llegan a caer.
—Fue maravilloso. Nuestra evolución tecnológica volvió a la normalidad. Volvimos a recuperar nuestros planes de terraformación de Marte y a preparar el éxodo al planeta rojo. Empezamos a construir naves enormes que transportarían a parte de la población, algunos no querrían marcharse y otros… bueno eso es otra historia. Nuestro planeta había entrado en una situación prácticamente irreversible. El calentamiento global y el cambio climático estaban convirtiendo nuestro hogar en un infierno en menos de doscientos años. —Más toses obligan al anciano a detener el discurso unos instantes.
—Los “R” nos ayudaron. Analizaron la situación y nos ayudaron. Vaya si lo hicieron. Sus algoritmos dieron con la solución a su misión, el cuidado de la humanidad pasaba por la supervivencia de la especie y del planeta. Decidieron diezmarnos a niveles mínimos para reiniciarnos, por nuestro bien, eso dijeron.—El anciano desaparece.

Las paredes de la redondeada sala se convierten en una pantalla repleta de imágenes y gritos de pánico de personas huyendo en la semioscuridad rodeadas de haces de luz roja, explosiones de todos los colores y sangre, mucha sangre. Un cielo lleno de pequeños artefactos escupiendo rayos de muerte hacia un suelo saturado de cuerpos inertes mezclados con restos de edificios, que son pisoteadas por los que luchan por sobrevivir unos pocos segundos.

Las imágenes desaparecen y el anciano vuelve retomando su discurso casi gritando.
 —Los “R” redujeron la humanidad al límite de la supervivencia, nos dejaron sin el conocimiento y la tecnología, pero no pudieron eliminar nuestra fuerza más importante, nuestro cerebro.
La próxima “R” será la de la REVOLUCIÓN. Salid del silo y predicad la verdad, sin violencia. Usad la fuerza de la palabra, esa será nuestra ventaja. Adiós y suerte.

La imagen del anciano se desvanece. La puerta se abre. Los cuatro amigos se miran y asienten. María, José, Eva y Adán, tienen una misión. Dejan atrás la sala y a los cuatro cuerpos que yacen en el suelo bañados en un líquido azul.


FIN, o mejor… REINICIO

sábado, 14 de marzo de 2020

VALLES MARINERIS







LA BASE
Noctis Laberynthus es una región extraña, y que no es extraño aquí, con multitud de fracturas al pie de los grandes volcanes del domo de Tarsis.
Valles Marineris-1 es la primera colonia terrestre en Marte. Ocho personas dedicadas en cuerpo y alma a nuestro objetivo principal: buscar rastros de vida de hace más de 3.500 millones de años, cuando el agua líquida cubría buena parte del planeta. La avanzadilla de una colonización que parecía inminente hasta hace pocos años.
La visión es impresionante. Roja, oxidada. Los canales de Chasma Tithonium, que se bifurcan en Chasma Candor e Ius Chasma,  Ophir y Melas Chasma que concluye en el Coprates Chasma,  Eos Chasma y Gangis Chasma.
Todos estos valles estrechos y con forma de cañón han sido el centro de nuestras exploraciones en estos últimos ocho años.
Precisamente hoy es nuestro cumpleaños terrestre, en Marte la cifra no es tan redonda: cuatro con dos años marcianos desde nuestro amartizaje en septiembre del 2035.
Continúo el repaso de la visita virtual que enviaré a la Tierra más tarde con el informe.
Hacia el oeste del Valles Marineris se encuentra una zona caótica con imágenes sugerentes de grandes cauces fluviales pero muy difíciles de explorar con nuestros medios actuales.
Los valles, Ares Vallis (todavía está la sonda Pathfinder varada como si fuera una estatua conmemorativa), Tiu Vallis, Simud Vallis y Shalbatana Vallis y el inmenso canal de Kasei Vallis, son los objetivos de la segunda fase de exploración que comenzará con la llegada de nuestro relevo que… todavía no tiene fecha prevista. Una fecha pospuesta sine die, lo mismo que nuestro regreso.
Abandonados en Marte, parece el título de una novela de Lester del Rey.
Un ligero zumbido y una vibración en mi pulsera me hacen dejar de soñar.
—Fin del periodo de guardia. —La IA me recuerda que es hora del relevo.
Levanto la mano con un gesto circular y cierro el interactivo.
En la parte superior del mirador aparecen las imágenes de las CAM 1, 2, 3 y 4.
El suelo vibra ligeramente, aviso de que el ascensor está activo.
La puerta al Centro de Mando se abre y por ella aparecen John y Aaron.
 Una lejana canica amarilla asoma en la Cam 1
—Hola Alicia —dicen al unísono
—Buenos días chicos.
Asienten con distintos gestos. De forma automática, John se sienta en el cuadro de mandos de los drones y los activa. Están programados desde ayer, con la ruta mapeada. La penúltima ruta que realizarán y con ello habremos explorado todas las zonas Chasma asignadas.
Aaron hace lo propio para ajustar y calibrar las CAM correspondientes a cada dron.
El suelo vuelve a vibrar. Ahora son Anna, Mei Xu y Richard los que nos saludan.
Anna se acerca a mi exhibiendo sus blancos dientes.
—Hola Anna. Sin comunicaciones ni recepción de paquetes de actualizaciones. Los sensores de alerta temprana indican el inicio de una ligera tormenta con previsión de “persistente” en unas seis horas. Posibles “diablos de polvo” en Amazonis Planitia al atardecer. Sin más novedad.
—Gracias Alicia. Ahora vete a descansar —dice Anna, mientras se dispone a ocupar su puesto.

Mientras remito el informe de la noche anterior a la Tierra me asaltan esos pensamientos negativos de los últimos meses.
Nuestra misión es un fracaso y aviva el desinterés de la Tierra por el planeta rojo en favor de las estaciones espaciales en los puntos lagrange de la Tierra - Luna como colonización espacial, económicamente más viables.
Esperábamos encontrar algún vestigio de vida ancestral, fósiles o algo parecido pero tal vez nos estábamos equivocando en el procedimiento.
Anna, nuestra jefa, consciente de la situación, nos reunió hace unos días para consensuar una serie de cambios en los que había estado trabajando para nuestras dos últimas misiones. Propuso dirigir los drones a unas zonas muy fisuradas y escarpadas, con desniveles de más de 5 kilómetros. Esas zonas recibirían rayos de sol durante más de cinco horas, por lo que se esperaba una temperatura entre -25º y 5ºC en el periodo de exploración de los drones. La visibilidad sería buena hasta el mediodía del segundo día, a partir de ese momento la previsión meteorológica empeoraría con una ligera tormenta de polvo de unos 50 kilómetros/hora, momento del fin de la misión Sol192 y del regreso de los drones a la base. Las consecuencias de la primavera marciana.
El análisis y procesado de vídeos e imágenes nos ocupará bastantes soles.
—Informe terminado y enviado.
Me levanto y activo mis botas magnéticas desde el brazalete. Me despido de mis compañeros con un leve saludo que no recibe respuesta. Están concentrados.
La IA me permite franquear la puerta que da al corredor de acceso a los ascensores y a las escaleras de las plantas superiores. Elijo las escaleras. El tintineo de mis botas contra los escalones metálicos me recuerda el sonido rítmico de una batería. Canturreo en silencio mientras dejo atrás la primera planta y el laboratorio. Llego a la segunda y apunto estoy de ceder a los efluvios que se escapan de la cocina. Saludo a James y acelero el ritmo huyendo de la tentación. El soniquete de batería continúa hasta la tercera planta, la de las cabinas individuales y el jardín hidropónico. Me arrepiento y accedo a la última planta, a la pequeña sala para la práctica de ejercicio. Bob está machacándose en la cinta lleno de contrapeso. Le saludo.


ALEGRIA
Estoy en un camión de bomberos y…
—Joder es la alarma.
Me incorporo de la cama con tanto ímpetu que me golpeo en la frente con el techo del habitáculo.
—Puto ataúd.
No hay tiempo para lamentaciones, casi en suspensión me pongo el mono y las botas.  Las activo con tanta rapidez que no me doy cuenta de que no estaba en el suelo, recibiendo un segundo golpe.
La puerta de la cabina se abre y corro, (bueno, eso de correr en Marte…) hacia el laboratorio.
La bajada por las escaleras es más rápida y divertida, las barandillas son un apoyo resbaladizo.
Me fijo en el reloj de entrada al laboratorio; no hace ni cuatro horas que me marché.
La puerta se abre… está el equipo al completo.
Anna me grita por encima del murmullo.
—Alicia, acércate, rápido.
Anna, John, Mei Xu, Richard y Aaron, se han apoderado de una pantalla, según veo la que corresponde a la CAM 4, la que recibe imágenes de uno de los drones.
—Mira Alicia —dice John.
La pantalla muestra una ligera neblina rojiza, la que muchas veces visualizamos cuando el viento es superior a cincuenta kilómetros/hora. Esa niebla que nos obliga a abortar las misiones con drones que no permite la suficiente nitidez en las imágenes y que, además, nos arriesgamos a perderlos.
—Pero, ¿qué hacéis? ¡Abortad la misión!
—Alicia cálmate, es una grabación de hace unos minuto. ¡Fíjate! —ordena Anna.
El dron, empujado por el viento, se dirige a la fisurada ladera. Justo antes de chocar aparece una impureza en el foco de la cámara, una especie de hilillo brillante, tal vez parte de la carcasa del dron se estaba deshilachando por el choque del regolito en suspensión.
Pero, no es posible
—No es una impureza, parece…
—Agua —añade Aaron-


TORMENTA
El Rover nos espera. Martín, John y yo vamos a la zona dónde impactó el dron.
Deberemos descender unos pocos metros, tal vez unos veinte - veinticinco para tener acceso visual a la zona.
El tiempo previsto de transito es de una hora, todavía llegaremos de día. La tormenta no se ha detenido. La duración prevista es de dos días, pero según la previsión, la potencia del viento no aumentará significativamente. Estamos al límite de lo soportable para una acción exterior. No hay que pensar, hay que actuar. La posibilidad de agua corriente sería el espaldarazo moral que necesitamos en la base y a su vez nuestro pasaporte de vuelta a la Tierra.
La cámara intermedia se abre invitándonos a pasar. Se cierran las puertas y se inicia la despresurización. Las luces rojas mutan a verde y la puerta de acceso exterior se desliza hacia un lado en silencio. El Rover nos espera a dos pasos de la puerta.
Nos acomodamos en nuestros puestos. Martín introduce las coordenadas, mientras John revisa el material de escalada recién cargado. Yo compruebo el cierre hermético de la puerta y acciono el paso de oxígeno y los calefactores para hacer habitable el habitáculo.
Dos minutos más tarde recibimos el aviso de la IA.
—Atmósfera respirable. Veinte grados centígrados.
Martín se desprende de la escafandra y pone en marcha el Rover.
Casi no nos da tiempo a John y a mí de sentarnos y fijar nuestros cinturones.
La visibilidad es pobre pero el Rover ya sabe el recorrido.
—Alexa, ¿se prevén cambios en la tormenta actual? —pregunta John.
—En esta estación los cambios son imprevisibles. Según las estadísticas el empeoramiento de las condiciones tiene una probabilidad del 40% —contesta Alexa.
Martín detiene el Rover y nos mira.
—Es nuestra decisión —dice John —yo digo que adelante.
—¿Tu qué opinas Alicia? —Martín me mira inquisitivo.
—No me opongo, pero si la tormenta empeora algo más nos volvemos o buscamos refugio —digo poco convencida.
“El riesgo es grande y el empeoramiento puede ser demasiado rápido. Espero que podamos reaccionar si se produce”. Malos pensamientos invaden mi cabeza.

El recorrido termina sin que el tiempo presente variación alguna.
John detiene el Rover. Martín ya se ha desplazado a la parte trasera para preparar el material. John y yo observamos el descenso, no parece tener excesiva dificultad. Yo seré la primera en bajar. Distingo distintas oquedades, pero la vista no me alcanza a observar la zona exacta dónde aparecía el hilillo de… ¿agua?
Silencio en la radio y solo hablan nuestras miradas con los ojos muy abiertos. Voy con Martín.
Martín fija la bobina al Rover y me alcanza el cable. Me fijo el cable a la cintura, volvemos a mirarnos con ese gesto mezcla de excitación y esperanza.
—Base vamos a salir —dice Martín.
—Su-er-te —contesta alguien robotizado y entrecortado.
Se cierra el acceso al interior del Rover y me quedo sola en la plataforma trasera de salida al exterior.
Se abre la puerta. Espero a que se conecten los focos. Salto accionando los retropropulsores de la parte externa a mis pies y de la espalda. El viento parece aumentar, pero mi aterrizaje en la zona prevista es inminente. La niebla es cada vez más densa. Arriba la luz de los focos se atenúa. El retropropulsor de la espalda hace las funciones de timón aproximándome correctamente a mi destino. A dos metros de mi contacto con la repisa, oigo a John.
—Voy. Alicia hazme sitio.
Los sensores de alerta vibran y se iluminan, han pasado del naranja al rojo parpadeante, advirtiéndonos de un incremento de la velocidad del viento.
—Alicia sujeta el cable —grita John.
Entro en contacto con la pequeña terraza. Me fijo a la pared. Libero mi sujeción y atrapo el cable. El cable se tensa y casi no puedo retenerlo. Intento fijarlo a un saliente de la roca que tengo a mis pies, pero la resistencia limita mi esfuerzo. Empujo con todas mis fuerzas. Mis botas resbalan como si el suelo fuera hielo.
—Mis propulsores están al máximo. No consigo estabilizarme —grita John.
El viento aumenta su potencia. El arnés tensa mis hombros y cintura. Algo se va a romper. La parte más débil cede.  El viento arranca el cable de mis manos a pocos metros de que John llegué a mi posición.
John frena en seco su descenso y el viento lo arrastra con violencia hacia la pared. El impacto con la cornisa es tan brutal como sus gritos.
John se aleja, en silencio, como el globo que se ha escapado de la mano de un niño.
Aseguro mi cable a la fisura de la pared y grito.
—Martín, Martín —más silencio como respuesta.
Intento que mi mirada traspase la roja capa de polvo, cada vez más espesa, para captar cualquier cosa que me de indicios de que Martín está bien.
—Martín, Martín. ¿Me oyes? —insisto en mi llamada.
Una sombra se vislumbra entre la tormenta. Tal vez una gran roca. Es una luz.
—¡Noooooo!
Es el Rover. Impactará cinco kilómetros más abajo.

—Martín, Martín. Responde. Martín, Mar-tín, con-testa.
Cierro los ojos. Mis rodillas ceden y se hunden en la capa de regolito.


¿EL FIN?
Abro los ojos para dejar escapar el río de lágrimas que retienen mis párpados.
La tormenta sigue aumentando de potencia. La opacidad es total. Me acerco a la fisura, ahora parece más grande, lo suficiente para entrar agachada y guarecerme en su interior.
Desbloqueo mis anclajes.
—¿Base?, ¿base? ¿Me oís?… —¿Base?, ¿base? ¿Me oís?… —¿Base?, ¿base? ¿Me oís?
No insisto, es absurdo
“Supongo que la base está haciendo lo posible para conectar con nosotros… ¿con nosotros?, joder, solo quedo yo y no duraré mucho tiempo.
La antena estará destrozada junto al Rover y a tanta distancia la comunicación directa de mi traje es inviable. La baliza personal de señalización no sirve para nada”.
Pulso en mi muñeca y se abre el desplegable ante mis ojos.
Ubicación                             no disponible
Comunicación                     no operativa
Conexión con Rover           rota.
Parpadeo dos veces para cambiar a otra pantalla. Ya la tengo.
Autonomía
Oxígeno                                50% duración estimada 30’
Calefactores                        57% duración estimada 35’
Propulsores                         < 5% no recomendado su uso
Apoyo mi espalda en la pared y me resbalo por ella hasta el suelo. Sujeto mis piernas con las manos y apoyo el casco contra mis rodillas. Me acurruco en el agujero.
“Por lo menos no moriré de frío. Moriré calentita y sin oxígeno. Vaya, humor negro”
No puedo hacer nada, solo esperar… el rescate o la muerte. Estoy tiritando. Vuelvo al desplegable
Autonomía
Oxígeno                                40% duración estimada 25’
Calefactores                        47% duración estimada 28’
Propulsores                         < 5% no recomendado su uso
Tal vez he perdido la consciencia por unos minutos. Sigo tiritando, pero no es de frío. La tensión debe escaparse por algún lado. En realidad, son temblores. Mis brazos casi no pueden sostener las manos y todo mi cuerpo tiembla, vibra.
Intento reaccionar centrándome en la situación. La tormenta no amaina, es lo que tiene Marte, una tormenta comienza y nunca se sabe cuándo parará.
“En mi guarida conejera estoy a salvo… a salvo para morir sin poder hacer nada para evitarlo”
Alejo esos pensamientos. Hasta ahora no se me había ocurrido conectar el foco de mi casco.
Pulso el conector a la altura de mi oreja derecha accionando el dispositivo. Las varillas se alzan unos centímetros. Se doblan por la mitad y la estancia se ilumina. Debo parecer una hormiga luminosa.
“Se me está yendo la cabeza. No me extraña. He de controlar. ¿El qué he de controlar si estoy muerta? No, no lo estoy… pero lo estaré en unos minutos”
Sopeso la posibilidad de salir de mi agujero y saltar al vacío desde la repisa, como si de un trampolín se tratara para caer a una piscina sin agua. “No, viviré estos minutos”
Giro la cabeza hacia el interior de la oquedad y ahora parece una cueva un poco más ancha unos pocos metros más adelante. Me arrastro hacia el interior hasta poder ponerme en pie.
“Quién me iba a decir que me iba a convertir en Alicia “La Exploradora””. Sonrío.
Lo que iba diciendo, se me está yendo la olla.
Levanto la vista y el agujero se ha convertido en una especie de capilla rodeada de una especie de estalactitas en el techo y estalagmitas en el suelo. Hasta donde la vista me alcanza, la capilla se hace más alta alcanzando más de 5 metros de altura. La verdad es que es espectacular.
Recupero el desplegable:
Autonomía
Oxígeno                                25% duración estimada 15’
Calefactores                        29% duración estimada 16’
Propulsores                         < 5% no recomendado su uso
Miro el exterior. La tormenta sigue, inconsciente de mi situación. Decidido, moriré explorando.
Comienzo a caminar sin rumbo observando hacia todas direcciones. El paisaje se ha vuelto monótono, triste acorde con la soledad que me embarga.
“Vaya, parece que he llegado al final. Espera, no. Hay dos oquedades a media altura que parecen continuar”.
Seria divertido si no fuera una situación… mortal.
“Por lo menos puedo elegir, ¿derecha o izquierda? Pues nada, izquierda. A reptar como una lagartija… marciana”.
FIN
Salgo a otra bóveda, esta vez muy baja, casi no puedo ponerme de pie.
Esta vez el desplegable se activa solo. Mal asunto caracteres en rojo
Oxígeno                                17% duración estimada 10’
Calefactores                        22% duración estimada 12’
Propulsores                         < 5% no recomendado su uso

Mis oídos reciben el zumbido de la alarma y la frase que nunca queremos oír.
—Situación crítica. Es necesario reabastecerse. Vida en peligro. Situación crítica.
La bóveda es cada vez más estrecha y baja. Valoro darme la vuelta, pero qué más da morir aquí que morir más allá. Joder. Me detengo y vuelvo a llorar.
La espera es corta y el tiempo se agota sin remedio. Los zumbidos siguen en mis oídos y el desplegable sigue parpadeando, aunque no soy capaz de enfocar mis ojos para ver lo que pone. Tampoco importa, esto se acaba.
Caigo al suelo. Mis ojos se cierran. Convulsiono. La garganta se rasga. La tos retumba en mi cabeza. Mi boca expele espuma. Me muero.
Un ligero e imposible roce en mi hombro me obliga a abrir los ojos. Me agarro el pecho y me lo golpeo. Sigo tosiendo. Adivino más que veo. Estoy rodeada de una extraña luminiscencia en toda la pared de la cueva. Las luces se desprenden de la pared, se acercan, vuelan. La tos desaparece. Sigo alucinando por la falta de riego sanguíneo al cerebro. Las mariposas fosforescentes no aletean, simplemente flotan. Se juntan sobre mi cabeza y forman algo parecido a un cono. El cono crece y crece. De repente, el cono desciende suavemente y me cubre la cabeza, el pecho, las caderas; todo el cuerpo. Desaparecen. Cierro los ojos a la espera de no volver abrirlos nunca más. Vuelvo abrirlos con mucha energía. Mis manos cogen la escafandra y me la quitan, y… no sucede nada.
“¿Estoy alucinando?, ¿es esto la muerte?”
Ya no siento frío. Salgo de la cueva. La tormenta amainó. El regolito en suspensión casi ha desaparecido. Me detengo al final de la repisa. Veo el horizonte y relleno mis pulmones.

“Soy la primera humana, en respirar el aire marciano. ¿Humana?”